un sitio de reunión para todos aquellos que escriban o que pretendan hacerlo. sobre todo aquellos que escribimos en las sombras e, incluso, en una zona de cierta penumbra.

domingo, 16 de diciembre de 2007

Es que uno se desespera

Hoy día escucho y leo tantas veces la misma palabra: "reconciliación" y un poco más allá repiten "pírrica" y la frase "ganamos todos". Da risa tanta palabra hueca. Abogo por expresiones sinceras, abogo porque cada quién pueda y deba decir lo suyo, lo que sienta así su dicho esté lleno de odio o de burla. ¡Por Dios, no se puede vivir en el país de la apariencia, del qué dirán! No se puede pretender que las cosas no han pasado, no se puede hoy, no hay ganas de hacerlo. La usada expresión "no hay reconciliación posible mientras haya injusticia" parece salida de la boca de un preso político recién salido de la ESMA (uno de los pocos que hubo), no de gente que gobierna desde hace nueve años un país. Yo no quiero ser una nueva especie de hombre, el hombre comunitario. Todo eso me molesta. Intenten resucitar a un muerto, uno muy querido, invocando el poder popular y verán que no hace milagros, contra todo lo que se piense. Ya no más, por Dios. Conozco a tanta gente humilde, conozco a poca gente de la clase alta. Es sólo gente, plusvalía aparte. Hay poco tiempo, es necesario tener hijos, jugar, caminar con los panas, beber hasta el otro día, molestarse, es necesario decir lo que se piensa, incluso es necesario herir de palabra para no hacerlo de mano, de cuchillo o de pistola. He perdido tantos amigos en este proceso, que ya no sé ni qué pensar.

No hay comentarios:

Estadísticas