un sitio de reunión para todos aquellos que escriban o que pretendan hacerlo. sobre todo aquellos que escribimos en las sombras e, incluso, en una zona de cierta penumbra.

domingo, 10 de enero de 2016

La opción salvadora


Está equivocado quien piense que el PSUV está acabado. Digo PSUV y no gobierno, en honor a la asertividad del idioma. El PSUV aún puede, tal como lo desea, pulverizar a sus enemigos políticos, asegurar la prolongación de su mandato por unos quinientos años y elevar la figura de Chávez por encima de la de Cristo, Bolívar o la pareja que nunca pudo tener quien esto lee.
Es que el PSUV tiene la opción de hacer un buen gobierno, de satisfacer las necesidades fundamentales de la gente, demostrando así que la base de su revolución es de verdad humanista y solidaria, lo que implica de forma correlativa, el ejercicio de una administración pública proba y sensata.
Ahora bien si notamos que:
El diputado Cabello dice que no le mandarán dinero a la Asamblea Nacional porque es "ilegítima".
El diputado Carreño vocifera y adelanta lo que hará el TSJ en los próximos días frente a la petición que él y el PSUV le han formulado.
Un oscuro diputado (de verdad, no lo recuerdo y no quisiera, sin pretender ser émulo del más grande) en su intervención en la Asamblea anuncia que protegerán al proceso revolucionario, el movimiento bolivariano y el legado de Chavez (sin nombrar al pueblo, a la gente, al ciudadano, al otro o a alguien que no sea parte de su grupo de influencia).
Las medidas económicas de Maduro se limitan a cambiar ministros.
Etc.
Debe a uno pensar que la opción gloriosa y salvadora del PSUV pasa por proceder de un modo completamente distinto al que le ordena su propia naturaleza. Suerte con eso.

Estadísticas