un sitio de reunión para todos aquellos que escriban o que pretendan hacerlo. sobre todo aquellos que escribimos en las sombras e, incluso, en una zona de cierta penumbra.

viernes, 3 de octubre de 2008

Sabiduría


¿Dónde estará la sabiduría? Vaya uno a saber es la respuesta más sincera que puedo dar. Partiendo de mi ignorancia, no de la duda, que en esto sí estoy claro, es evidente que a ningún lado voy a llegar. Harold Bloom, creo que luego de una grave enfermedad y buscando consuelo ante ésta y frente los padecimientos impuestos por la vejez, publica un texto sobre la literatura sapiencial en algunas culturas del mundo. Declara haber obtenido repetida consolación en los aforismos talmúdicos contenidos en La Sabiduría de los Padres: "No se te exige acabar el trabajo, pero tampoco eres libre de abandonarlo". Ya he aclarado que no poseo la sabiduría y en tal caso es posible que al no tener ni una pequeña noticia suya, me esté vedado reconocerla si por ventura se planta una vez frente a mí. Sin embargo, creo que aún puedo apelar a la emoción: no extraigo ningún consuelo de esta frase, es más, ni hermosa me parece.
El libro de Bloom abunda, sin embargo, en citas ajenas e ideas propias no reñidas con el contento estético. He declarado no saber qué es la sabiduría, pero me aventuro a expresar lo que debiera ser: la forma o arte de buen vivir. Esto no lo puede dar, porque no es propio de sí, la literatura escrita con fines simplemente estéticos. No la desdeño, que quede claro, que he dedicado mi vida, sin disciplina de por medio, a leer este tipo de textos. Ahora bien, faltaría saber qué cosa es el buen vivir y tal vez podríamos arrancar. Tal vez la paz, tal vez reir (leí que un hombre que fue líder de una facción de guardias rojos durante la Revolución Cultural china y víctima posterior de tremendas torturas que le llevaron a la locura, reía a gritos y abrazaba a quienes recordaba de esa fecha y encontraba quizá por casualidad. ¿Acaso reir y dar abrazos no es propio de gente feliz, quién sabe si de gente sabia? ). Muchas ideas acuden a la mente con este caso. No es necesario expresarlas; en mi actual estado de raciocinio, de desarrollo espiritual, de experiencia vital, de lo que sea, estoy seguro que hacerlo sólo sería dar vueltas en torno a un centro acaso inexistente. No poseo la sabiduría, insisto. Si alguien que lee esto en algo puede ayudar o conoce a alguien que idem, por favor no deje de escribir a dagercol@hotmail.com

No hay comentarios:

Estadísticas