un sitio de reunión para todos aquellos que escriban o que pretendan hacerlo. sobre todo aquellos que escribimos en las sombras e, incluso, en una zona de cierta penumbra.

sábado, 6 de octubre de 2007

Feliz Cumpleaños a mí!!

Frank Miller creó su gran obra "El regreso del señor de la noche", al darse cuenta que ya estaba más viejo que su héroe favorito, Batman, por lo que, en uso de una provechosa venganza, lo imaginó viejo y cuasi retirado, con las maravillosas consecuencias que cualquier lector de comic ha disfrutado hasta la saciedad.
Cristo murió a los treinta y tres años. Le mataron a tiempo, mientras su verbo era aún potente y novedoso. Antes de que se empezara a repetir. Antes de que la gente exclamara: "Son cosas de viejo". El Sermón del Monte requería de pulmones vigorosos.
Hoy cumplo treinta y cuatro años. Muchos hombres antes de mí habían alcanzado logros fabulosos a esta edad. Una ventaja les llevo, porque estoy vivo. Del apuro sólo queda la muerte.
Estoy en la edad en que se hace balance y se debe contar con bienes suficientes, ser sensato y tener alguna enfermedad crónica. En lo de los bienes estoy atrasado, creo. Y no lo digo por remedar a Henry Miller cuando al principio de su Trópico de Cancer dice: "No tengo dinero, ni bienes, ni esperanzas. Soy el hombre más feliz sobre la tierra". Hay que ser más serio, coño, me dijo un amigo, ni que ser pobre fuera bonito. Ejemplo claro de esta errónea concepción, el tema "Pobrecito mi patrón", de Alberto Cortés.
Y sin embargo, no todo es dinero. Eso lo sé. Lo que ocurre es que el dinero es más sencillo. Lo de las relaciones es medio oscuro. Y lo del arte, tura de turas. Ah, Julio, Julio Cortázar, no me abandones hoy y nunca más.

1 comentario:

Ame dijo...

Por las charlas largas, las profundas y las laxas; por los diálogos breves, interrumpidos; por la contención, las solidaridades automáticas, los silencios,los chistes, la coautoría de un relato que debo proseguir -no, no se me olvida-; por las desesperanzas comunes, celebro que hace 34 años haya nacido mi amigo David.

Estadísticas